Jühnde es un lugar con mucha energía: la aldea de 800 habitantes en el Estado federado de Baja Sajonia se transformó en 2005 en el primer pueblo bioenergético de Alemania, autoabasteciéndose por completo de corriente eléctrica y calor a partir de biomasa. El proyecto pionero despertó gran interés en todo el mundo. De Estados Unidos y Japón arribaron delegaciones a Jühnde para ver cómo de estiércol, maíz, cebada y trigo se genera energía en una planta de biogás. También en Alemania surgieron muchos émulos. Hoy existen unas 100 aldeas y comunas energéticamente autónomas: un ejemplo de cómo el cambio energético resuelto en Alemania hace un año puede ser exitosamente llevado a la práctica.

Windräder
(© picture alliance/dpa)

Retrospectiva. A fines de mayo de 2011 –pocas semanas después del grave accidente atómico en Fukushima, Japón–, el Gobierno alemán tomó una decisión con vastas consecuencias: transformar a Alemania en el primer país industrializado que abandona la energía atómica. De las 17 centrales nucleares alemanas ya fueron puestas fuera de funcionamiento todas aquellas construidas antes de 1980. Hasta fines de 2022 dejarán de operar paulatinamente las restantes nueve. En el futuro, en Alemania la energía provendrá sobre todo de fuentes renovables: en el 2022, un 35 por ciento y hasta el 2050, en un 80 por ciento. Actualmente, la energía renovable proveniente del viento, el sol, el agua y la biomasa representa aproximadamente el 20 por ciento del mix de energía eléctrica en el país.

El abandono de la energía atómica y la apuesta por la energía renovable es uno de los proyectos centrales del Gobierno alemán. Peter Altmaier, el ministro federal de Medio Ambiente, calificó el cambio energético de “uno de los mayores desafíos para la economía de Alemania”. En la implementación del proyecto, Angela Merkel, la canciller federal, apuesta por una estrecha cooperación entre los Estados federados y la Federación. La canciller federal desea acelerar particularmente la ampliación de eficientes redes eléctricas. En esa área, Alemania va retrasada en muchos proyectos, dice Merkel. Grandes líneas de transmisión eléctrica son necesarias para unir las zonas industriales en el sur con la energía eólica del norte de Alemania, resaltó la canciller federal en su último mensaje vía vídeo.

© www.magazin-deutschland.de

Sie verlassen die mobil-optimierte Website der Deutschen Auslandsvertretung.